viernes, 4 de junio de 2010

Expandir... (carta desde el centro de recuperación)


Amigo@s: les escribo estas líneas desde mi retiro en una granja de recuperación. Mis allegados me trajeron luego de mi última recaída (pasé varios días en sesiones ininterrumpidas de 7mo arte) y posteriormente caí un largo trance. Mi imaginación llegó donde nunca antes, pero con ella volaba lo que quedaba de mi cordura...

Pero bueno, aquí mi grupo de ayuda me contuvo en los peores momentos de abstinencia cinéfila,  y los doctores intentaron curarme con dosis masivas de realidad, (hecho por el cual me obligan a ver realitis insoportables, noticieros nauseabundos y otras yerbas similares). Pero como con ello no bastaba, me sometieron nuevamente a la tortura universitaria...

Y aquí estoy, leyendo y estudiando largas jornadas.para volver al mundo de los normales.. pero (siempre aparece un faro)  en una de esas sesiones encontré un texto (que dejo más abajo) que sacudió mi comatoso estado e inmediatamente comencé a planear mi fuga al mejor estilo  Andrew Dufresne... les cuento esto mientras saco un poco de tierra del sarcófago de la cotidianeidad real, donde me quieren mantener y con la esperanza de pronto volver al vicio libertario que permita continuar la expansión mental ... les envío saludos y ¡Pronto nos volveremos a poner en contacto!!

Los dejo con este magnífico mini cuento y todas las preguntas que surjan de él...







La hormiga


Por: Marco Denevi


Un día las hormigas, pueblo progresista, inventan el vegetal artificial. Es una papilla fría y con sabor a hojalata. Pero al menos las releva de la necesidad de salir fuera de los hormigueros en procura de vegetales naturales. Así se salvan del fuego, del veneno, de las nubes insecticidas. Como el número de hormigas es una cifra que tiende constantemente a crecer, al cabo de un tiempo hay tantas hormigas bajo tierra que es preciso ampliar los hormigueros. Las galerías se expanden, se entrecruzan, terminan por confundirse en un solo Gran Hormiguero bajo la dirección de una sola Gran Hormiga. Por las dudas, las salidas al exterior son tapiadas a cal y canto. Se suceden las generaciones. Como nunca han franqueado los límites del gran hormiguero, incurren en el error de lógica de identificarlo con el Gran Universo. Pero cierta vez una hormiga se extravía por unos corredores en ruinas, distingue una luz lejana, unos destellos, se aproxima y descubre una boca de salida cuya clausura se ha desmoronado. Con el corazón palpitante, la hormiga sale a la superficie de la tierra. Ve una mañana. Ve un jardín. Ve tallos, hojas, yemas, brotes, pétalos, estambres, rocío. Ve una rosa amarilla. Todos sus instintos despiertan bruscamente. Se abalanza sobre las plantas y empieza a talar, a cortar y a comer. Se da un atracón. Después, relamiéndose, decide volver al Gran Hormiguero con la noticia. Busca a sus hermanas, trata de explicarles lo que ha visto, grita: "Arriba... luz... jardín... hojas... verde... flores..." Las demás hormigas no comprenden una sola palabra de aquel lenguaje delirante, creen que la hormiga ha enloquecido y la matan.


(Escrito por Pavel Vodnik un día antes de suicidarse. El texto de la fábula apareció en el número 12 de la revista Szpilki y le valió a su director, Jerzy Kott, una multa de cien znacks).



Y para desmoldearse y expandir denle al play de la ironía...

Little Boxes



Little Boxes by Malvina Reynolds on Grooveshark



Traten de estar bien...

54 comentarios:

  1. Tremendo relato...! Sobran las palabras porque se explica por si mismo...
    Siempre hay luz a la salida del tunel.

    Feliz regreso. Un abrazo :-)

    ResponderEliminar
  2. ufffff, puta madre!! qué relato tan buen!, creo que definitivamente es una locura vivir.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. que bueno es leerte de nuevo, no te rehabilites, necesitamos buenas recomendaciones :)

    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Impactante!!
    Cuidate, de todo se sale cuando la voluntad es el único recurso del que disponemos.
    El relato estremecedor pero fascinante.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  5. Noooo, no te rehabilites!! Hay que romper con el mundo de los normales, si te volvés normal, cada vez seremos menos y el mundo definitivamente se terminará de poblar por autómatas/humanos... Escapate urgente de ahí!!!!

    Muy bueno el cuento!!

    Cariños!

    ResponderEliminar
  6. Estimado amigo, saga usted de esa clínica que no le está haciendo ningún bien, jejeje. Un cuento brutal.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Yo no sé si tendría la voluntad de regresar al este mundo "real"....preferíria...huir,pero a otro planeta,este ya esta con demasiados hormigueros...El cuento es genial.Esperamos su regreso,pero no olvide traer...un poco de vicío. Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Leo, pienso, reflexiono, vuelvo a leer...
    Solo resta aplaudir y recordarte que no puedes escapar de tu destino cinéfilo y creativo.

    Cariños

    ResponderEliminar
  9. ..... Escapate Yaaaaa!!!!!

    Buenísimo el relato.

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Gracias una vez más porque el FARO eres tú. Dufresne y un sueño de libertad para que escapemos todos juntos a ver rosas amarillas...

    Párrafo aparte para la canción elegida "Little Boxes" borda lúcidamente un cuento estupendo.

    El beso de siempre.

    Sofi

    ResponderEliminar
  11. te esperamos pronto!
    genial relato!!!
    un gran saludo.

    ResponderEliminar
  12. De esa deberiamo fumar todos....Me doy mis dosis todos los viernes de estreno...Me encanto el cuento

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Dónde está la clínica?
    Te vamos a buscar!!!

    Pobre hormiga... no?

    Baci

    ResponderEliminar
  14. Déale duro a la realidad. Estudie, trabaje, cumpla. Pero eso sí: vuelva pronto.
    Muy buen relato, me llenó la cabecita de preguntas.

    ResponderEliminar
  15. Si no me equivoco,este mini-cuentito,pertenece al libro "FALSIFICACIONES",mi padre lo tiene en su biblioteca desde antes de que yo fuese siquiera un proyecyo de vida,ya un poquitìn adulta lo leì y quedè sencillamente fascinada!!!

    ¡¡GRACIAS POR HABERLO TRAÌDO A MI MEMORIA!!! :)

    P.D.:A veces siento que constantemente vivimos para aniquilar cualquier idea revolucionaria...

    Yo que vos,hago de cuenta que ya estoy perfecto,les sigo el juego y vuelvo al ruedo!! ;)

    BESITOS REBELDES

    ResponderEliminar
  16. Feliz hormiga que ha muerto conociendo la felicidad... la vida es buena no por lo que dure si no por la intesidad con la que se vive.
    Un fuerte abrazo y mis mejores deseos de felicidad para tí.
    Elena

    ResponderEliminar
  17. Tus entradas son siempre magníficas.
    No quiero que te rehabilites.

    Besitos

    ResponderEliminar
  18. ¿ rehabilitación? ¡NOOOOOO! así tal cual te queremos. Tremendo relato. abrazos llenos de locura!!

    ResponderEliminar
  19. ¿visitas de 11 a 12? puedo llevar corto en iphone. cambio y fuera.

    ResponderEliminar
  20. Mi querido 1600, muchas veces se hace muy difícil conciliar la realidad contingente con esa otra realidad que llevamos dentro... nos rebelamos, nos sentimos frustrados, el tiempo parece consumirnos y alejarnos de lo que nos es más propio. Siento que es importante tener la certeza que aunque suceda lo que suceda y hagamos lo que hagamos, lo que somos no varía y siempre podrás volver a lo que te es más genuino y para ti más real... el "Arriba... luz... jardín... hojas... verde... flores..." siempre estará ahí, en tu interior... la enajenación del hormiguero no te asesina si tú no lo permites... ¡se puede!.
    Puede uno rehabilitarse en apariencia y eso es suficiente para el sistema... ¡serás siempre un loco creativo! Espero tu regreso.

    ResponderEliminar
  21. Mariano,

    La historia es estremecedore e impactante... algo más sería un exceso y algo menos una ofensa...

    ¿Me permites incitarte a la fuga?... que la realidad no acalle el brillo de tu voz, ni la esencia de tu pluma.

    Un enorme abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Me parece que están aplicándote un tratamiento equivocado.

    Buen cuento.

    ResponderEliminar
  23. fantastica historia y que realidad
    Besazos amigooooooooooooooo

    ResponderEliminar
  24. Bueno el relato de Denevi que te devuelve a la realidad (espero que cuando leas esto estés fugado)... me recuerda la cueva de Platón...

    ResponderEliminar
  25. detener el estudio y brindarnos estas cosas merece un apluso, pero ahora ponete a estudiar nene

    ResponderEliminar
  26. Che loco! lindo blog armaste!

    saludossssssssss

    ResponderEliminar
  27. ¡Querido amigo, veo que eres de los que no se resignan a la rutina y al "mundo normal", espero que no te pase como a la hormiguita.
    Es un placer volver a leerte.
    En mi periplo germánico topé con un paisano tuyo, concretamente de Córdoba. El chico iba a dar unas conferencias en Dresde. Estuvimos hablando de cine, de viandas argentinas, y de todo lo habido y por haber durante seis horas seguidas....
    Creo que mi próximo viaje será a tu tierra.
    Un fuerte abrazote.

    ResponderEliminar
  28. sólo a los soñadores y a los emprendedores se les permite conocer el mundo de afuera aunque no les importe pagar por ello. Así que te deseo una pronta mejoría, y si puedes, que podrás hazte la película en tu cabeza hasta que puedas salir para contarnos otras.. un beso

    ResponderEliminar
  29. Y nadie recuerda que el mundo no se descubriría si nofuera por estas hormigas visionarias.

    Saludos (y a recuperarse de las clases universitarias)

    ResponderEliminar
  30. Muy bueno el relato, ha sido un placer pasar
    por tu casa.
    que tengas una feliz semana.

    ResponderEliminar
  31. Perdete para que podamos perdernos en esta sala estupenda.

    Vi la versión de El viejo y el mar que recomendaste en el post anterior y es fenomenal, conmovedora. Gracias

    Saludos

    ResponderEliminar
  32. Hola Mariano, gracias, yo también me alegro de estar de nuevo por aquí, aunque, en realidad siempre estuve, al menos visitando tu página.
    Espero que te encuentres bien. Besiños.

    ResponderEliminar
  33. que sea lo que tenga que ser! y gracias por el cuento!!!

    ResponderEliminar
  34. El desespero del mundo "real" se me antoja gracioso...a un indígena sólo lo timan una vez con espejos de nada...Acá en tres D vivimos los salvajes que hemos visto los pilares de las abstracciones...

    Mirá con lo que escribiste me ha traido en un rizo un cuento de Augusto Monterroso que no deja de sacarme una sonrisa socarrona...

    LA OVEJA NEGRA

    En un lejano país existió hace muchos años una Oveja negra.

    Fue fusilada.

    Un siglo después, el rebaño arrepentido le levantó una estatua ecuestre que quedó muy bien en el parque.

    Así, en los sucesivo, cada vez que aparecían ovejas negras eran rápidamente pasadas por las armas para que las futuras generaciones de ovejas comunes y corrientes pudieran ejercitarse también en la escultura.

    ResponderEliminar
  35. Que gran relato! Y está claro que el 7mo arte también tiene mucha base en este, el de los cuentos, el de las palabras, las metáforas y la rebelión.. Me encantó volver a leerte y al que te quiera decir que el realismo está en este mundo, habría que rehabilitarlo.. nada más bizarro y subrealista que el día a día..
    No abandones el arte!!
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  36. honey, ni por que me obliguen veo noticieros , jamas ! , bueno, de vez en cuando cuando quiero saber que pasa en esa realidad.
    recuperese pronto y no vaya a tomar muchas pastas para dormir , eso con el tiempo lo deja tonto... quiero ver mas de milseicientas peliculas
    linda cancion.

    kiss

    ResponderEliminar
  37. Acabo de romper la pared de mi hormiguero mundialista y encuentro tu post! Ya mismo paso a avisarle al resto de las hormigas sobre tu vuelta al ruedo, (aunque creo que quizá me maten si llego a pararme frente al televisor).
    Mejor espero en silencio, y solo te aplaudo cuando pueda confundir mi acción con alguna gran jugada a favor del equipo de la mayoría.

    ResponderEliminar
  38. La realidad siempre tiene lapsos, y aun cuando no queramos tenemos que verla, el chiste es buscar como volver a nuestro mundo y volver esa realidad en algo productivo. Muy buen cuento!!! me agrada aunq me deprime el saber que tiene mucho que ver con la vida, ojalá no la mataran, ojalá la escucharan...

    ResponderEliminar
  39. La imaginación dispuesta a crear.
    Saluds

    ResponderEliminar
  40. jajaja ok, ok, no te preocupes, que de todas maneras el arte es arte y escrito o visual se disfruta cuando es bueno y asi sucede con tu blog.

    que te sea leve y el cuento.. de pelicula!!!!

    besitos

    ResponderEliminar
  41. Sólo para dejarte cariños y energía positiva, ¡y harta paciencia! en tus lides con la cotidianeidad... seguro tu alma sensible y amante del arte está reuniendo mucha información para ser vertida en los afluentes creativos de la vida...
    Muchos besos!

    ResponderEliminar
  42. 1. me acabo de enterar, leyendo los comentarios que no te llamas milseiscientos sino mariano. Tengo que dijerir este cambio abrupto.
    2. no me habia enterado que habias vuelto, porque en tu encarcelamiento, evidentemente, algo paso a blogger que no te actualizó y te tengo desde esos tiempos remotos de tu libertad.
    3. definitivamente, la facultad no entra dentro del concepto: mundo real. Definitivamente es una burbuja (que se desarma más o menos segun a la que asistas...si la tuya es imagen y sonido, mi querido, dios nos salve!)
    4. primero puse el tema y lo escuche en paralelo con la lectura del cuento! excelente combinación!
    5. El cuento es terrible. Terrible sobre todo sabiendo que él se suicido después. Toma esa connotación de desesperanza atróz. Hermoso haberlo leído.
    6. escribo mucho porque estoy convencida que con tantos comentarios, no los lees! jja
    beso.
    Lila.

    ResponderEliminar
  43. Siempre es un gusto sentirme comprendida o comprender en un espacio ajeno.
    Vengo hablando de la rutina diaria hace tiempo (desde el tiempo que me viene carcomiendo); de cómo quema los ojos, como acalla los sonidos y desteje nuestros sueños…
    Cuando me sucede esto... dejo de dormir, o duermo sólo lo necesario. Es prácticamente automático, no me doy cuenta hasta q pasan los días… y en el tiempo que no duermo...respiro en la noche, mientras la ciudad descansa.
    Lo que esta fuera, lo que uno no vive, lo que se va con las horas.
    Hoy le escribía a un amigo… días como hoy, son sólo momentos pesados en un año interminable que luego desaparece a la velocidad de la luz. Luego de aquella reflexión, agache la mirada a un nuevo texto universitario… extenso y rutinario.

    Un abrazo que detenga el tiempo, lo regrese a SU realidad y le devuelva el aire.

    ResponderEliminar
  44. Uyyyy sobredosis de cine, jamás imaginé que existiera.

    ResponderEliminar
  45. Que relato tan asombroso. algo sofocante. Pero al final bello a pesar de la tristeza. Bueno, lo del suicidio se explica y a la vez no. No es suficiente tener esa visión del mundo, para suicidarse, pero a veces el suicidio es por una tristeza que embarga.

    ResponderEliminar
  46. Que fascinante blog mi querido amigo!!!
    No se si reir o sentir pena por esa hormiga ... y es que asi es esta vida llena de tantas ironías que el claro de la luna no ilumina para nada la absurda realidad.

    Ah por cierto, espero que tu recuperación sea lenta... asi descubres mas relatos ironicos como este y gracias por pensar en nosotros y compartirlo ...

    ...el suicidio es ese poema escrito desde la tumba antes de entrar...

    un beso desde mis espejos tal vez y nos encontremos en tantos reflejos no crees tu?

    ResponderEliminar
  47. Gracias por vuestros comentarios, deseando restrablecer mi periodicidad les mando saludos y no se olviden: Traten de estar bien!!!!!!!

    ResponderEliminar
  48. guauuuuuuu que relato impresionante!
    gracias
    lidia-la escriba

    ResponderEliminar
  49. NO SE´COMO LLEGUÉ AQUÍ, PERO ME ENAMORÉ DE ESTE SITIO.
    LUJAZO!!!!

    SALUDOS 1600

    TONY

    ResponderEliminar
  50. A veces yo también necesitaría de un sanatorio así... tanta imaginación no me deja pensar en la vida real :)
    increíble el cuento...
    besitos de Julieta!

    ResponderEliminar